mapa del sitio

Prensa

SGR expresan estar al lí­mite de sus capacidades de apoyo a las Pymes / Diario Estrategia

Fecha: 2014-10-22

El fondo con el que cuentan las SGR para entregar certificados de fianza a los emprendedores se encuentra copado por lo que piden a Corfo impulsar un nuevo programa que aumente la liquidez de estas entidades. Para las SGR el escenario de desaceleración no les ha afectado directamente en sus ventas, pero si ha provocado un efecto de restricción y nerviosismo en los bancos, quienes son sus principales proveedores.

No sólo el leasing y el factoring funcionan como alternativas para las pequeñas y medianas empresas. Desde 2007 existen las llamadas Sociedades de Garantía Recíproca (SGR), creadas mediante una ley bajo el Gobierno de Ricardo Lagos. Estas entidades reciben gran parte de su financiamiento, a través de programas IGR que desarrolla Corfo y que les permiten avalar el financiamiento de los emprendedores ante las instituciones financieras.

Según el presidente de la Asociación de Sociedades de Garantía Recíproca (ASIGAR), Daniel Albarrán, desde su creación, la industria ha atendido a más de 30 mil clientes, los cuales “ya no están activos porque han pagado sus créditos y sus certificados de fianza han sido terminados, de tal manera que el impacto ha sido importante”.

Durante este año, son 5 mil los emprendedores que han optado por el afianzamiento, y que equivale a US$600 millones, en cuanto a la deuda que estas mipymes mantienen con los bancos y a una tasa anual de 11,7%. De este número de clientes, un 44% corresponden a microempresarios.

Sin embargo, estas cifras no reflejan un gran crecimiento para el gremio, ya que si bien la industria se expandió alrededor del 30% en 2013, este año las SGR sólo se situaron en el rango entre el 2% y el 4%.

Capacidad al Límite

Estas bajas cifras de crecimiento se deben a uno de los problemas que más preocupa al gremio: Su cobertura. El fondo con el que las sociedades cuentan para cubrir la deuda en caso de no pago, ya está en el límite de su capacidad por lo que ya no pueden asistir a más mipymes dentro de este año. Esta es una de las razones por las que las SGR solo cubren el 2% de los créditos totales de las pequeñas y medianas empresas.

Además, actualmente, estas entidades pueden entregar certificados de fianza por hasta US$900 millones, que corresponde al total de la línea que disponen en sus fondos. Junto con ello, la Corfo ha desarrollado ya tres IGR que han servido para sustentar dicho negocio.

 

“Esos tres programas agotaron su capacidad, y la Corfo ha desarrollado nuevas alternativas, pero no se han terminado de perfeccionar y por lo tanto nuestro cuello de botella es el crecimiento, estamos acotados y lo que necesitamos es crecer y para eso necesitamos implementar una política público privada más activa, en favor de la Pyme, y para eso nuestras conversaciones con la autoridad son muy relevantes”, recalcó Albarrán.

Las Sociedades

Son diez las SGR que conforman el gremio y que han ido evolucionando en la medida que las mipymes han intensificado la necesidad de financiamiento, pero con realidades distintas según su mercado objetivo.

Para el gerente general de AvalChile, Diego Fleischmann “los clientes quedan muy satisfechos con lo que hacemos y por eso siempre vuelven a operar con nosotros”, asegura sobre esta empresa que cifra en 10% su crecimiento en lo que va del año, mantiene 2 mil clientes activos y que esperan incrementar su desarrollo a un 15% al finalizar el año. “Es un crecimiento menor que años anteriores pero que se condice con una empresa que ya está más consolidada”, recalca.

Otro de los actores es SuAval, que proyecta un crecimiento de 30% en ventas para este año respecto a 2013. “Si yo comparo los tres primeros trimestres de este año con los del año pasado, tengo un volumen de venta de casi un 33%”, explica su gerente general, Andrés González.

“Nosotros estamos proyectando para el 2015, un 20% en ventas y es normal cuando se es parte de una industria que es muy joven. Toda innovación parte muy fuerte al inicio y cuando se llega a velocidad crucero se empieza a obtener tasas de crecimiento más normales”, enfatiza González.

 

La mayoría de las SGR apoyan a todas las Pymes sin enfocarse particularmente en un rubro, excepto una. Agroaval se define como la única SGR “de nicho”, ya que su clientela pertenece exclusivamente al sector agrícola, lo cual para su gerente general, José Gabriel Correa, hace la diferencia respecto a la otras.

“Tenemos un modelo de negocios distinto a muchas otras SGR, ya que AgroAval pertenece al grupo económico Coagra, y eso nos hace tener una ventaja por tener una estructura que le permite que sus costos fijos sean prorrateados”

 

Para Correa las cifras son azules ya que esperan cerrar el año con UF350 mil en colocaciones y con un fondo que no ha experimentado el problema capacidad de las otras SGR, “y lo tenemos ocupado al 60%”.

Trabas de los Bancos

Para las SGR el escenario de desaceleración no les ha afectado directamente en sus ventas, pero si ha provocado un efecto de restricción y nerviosismo en los bancos, quienes son sus principales proveedores.

“Nosotros hemos visto a los bancos mucho más restrictivos y duros en la cobranza, si el cliente se atrasa, y eso para nosotros no es sano”, asegura José Gabriel Correa.

 

Visión que comparte Diego Fleischmann quien atribuye el mayor número de clientes de la SGR por las trabas de los bancos. “Hay una mayor restricción para dar crédito a las Pymes y por eso los bancos les piden mayor garantía de pago, y nosotros la estamos agregando”.

Por su parte Andrés González agrega que “la industria es un poco anti cíclica porque los bancos se ponen un poco más nerviosos en estos escenarios y valoran más el certificado de fianza”.

 

¿Qué son y qué hacen las SGR?

Las Sociedades de Garantía Recíproca son organismos que nacieron mediante una ley en 2007 para servir de aval entre lasPymes y los bancos. Su principal labor es conocer al emprendedor, analizar su negocio y calcular su riesgo de pago.

Si cumple con las condiciones de viabilidad del negocio, aptitud para administrar la empresa; y contar con los recursos para llevarla a cabo y cubrir los costos, la SGR emite un certificado de fianza que entrega al banco donde constata que el cliente tiene un bajo riesgo. El certificado de fianza es un mitigador de riesgos, y que tiene dos condiciones: certeza jurídica y financiera de pago, en caso que el cliente no pague.

Si la Pyme no paga el crédito solicitado, el banco hará efectivo el documento obligando a la SGR a pagar la totalidad del crédito adeudado por su cliente. Para esto, las sociedades deben tener liquidez, por lo que cuentan con un gran fondo de dinero cuyo 90% corresponde a un préstamo hecho por Corfo a 20 años, y que a la fecha suman US$300 millones, el otro 10% corresponde a capital privado.

El promedio de comisión que cobran las SGR a las Pymes para apoyarlas en la obtención del financiamiento está en el orden del 3,5%. Además, el apoyo de las SGR contempla recomendaciones al cliente sobre a qué plazo pedirlo, de acuerdo a la capacidad de recursos que tenga el solicitante para pagar el monto adeudado.

El mercado objetivo de las sociedades de garantía recíproca contempla a micro, pequeñas y medianas empresas que generen ventas hasta UF150 mil al año ($3000 millones).

Ver articulo

‹‹ Volver

publicaciones